Re-inventarse

Cómo nos enfrentamos a nuevas etapas en nuestra vida y cómo el coaching puede ser una pieza fundamental para lograr nuestro objetivos

foto de Alexandru Acea

Si acudimos al diccionario para conocer el significado de esta palabra, nos damos cuenta de que no aparece recogida. Tenemos que añadir el prefijo “re” que significa “repetición, movimiento hacia atrás” a la palabra inventarse que según la RAE significa “hallar o descubrir algo nuevo o no conocido”.

Reinventarse, como acción a la que me voy a referir en estas líneas, significa volver a inventarse, avanzar hacia un lugar en el que no hemos estado antes o que tiene diferencias sustanciales con lo que hemos hecho hasta el momento. Significa salir de la tan conocida “zona de confort” y atravesar la incertidumbre para arribar a buen puerto.

Tengo la suerte de poder estar trabajando como formadora y coach en un programa destinado a personas que se están reinventando con edades comprendidas entre los 40 y los 58 años. Como era de esperar, conocer a cada participante implica descubrir una historia de vida con mucha riqueza, llena de experiencias y con matices de prudencia o de miedo por el nuevo escenario al que se enfrentan. Reinventarse a partir de los 40 años no es lo mismo que inventarse a los 20 o a los 30, y las respuestas han de ser personalizadas y enmarcadas en unas circunstancias vitales que no siempre juegan a favor.

En el proceso de trabajo que estoy desarrollando, se mezclan diferentes marcos teóricos, técnicas y dinámicas para acompañar a cada persona en su caminar hacia la reinvención. La base de la Programación Neurolingüística,  el análisis de las historias de vida desde las técnicas antropológicas o el método GROW del coaching, se combinan  para configurar el “estado de la cuestión” y el punto de llegada que se plantea desde  cada caso particular.

A todo este contexto teórico-metodológico, hay que sumarle una cuestión que me surgió al principio de todo y que me está acompañando a o largo del programa ¿qué tiene que pasar para que la gente se reinvente?.

Las respuestas a esta pregunta son diferentes según hablemos de unas personas u otras, sin embargo, hay algunas coincidencias que es importante tener en cuenta:

  • Nos reinventamos por necesidad à al enfrentarnos a la reinvención, buscamos un cambio en nuestras vidas. Si partimos de la ecuación que nos indica que C=N-R (cambio=necesidad-resistencias) sólo cuando las resistencias son superadas por la motivación, por la ilusión del resultado, damos los pasos necesarios para lograr el cambio y mejorar nuestra vida.
  • La necesidad no siempre implica ganar dinero à hay personas que se reinventan para obtener beneficios que les permitan una independencia económica, hay quienes lo hacen para sentirse útiles, sentir que les valoran y hay quienes se reinventan para tener mas relaciones sociales, salir de su rutina y encontrarse con otras personas. Lo importante es que la necesidad sea mas fuerte que la resistencia, esa es la mayor garantía de éxito.
  • Tenemos que tener claro y explicitado nuestra intención positiva para la reinvención à quienes me conocen o han trabajado conmigo saben mi empeño en que vivamos la vida desde el para qué (es el futuro) y no desde el por qué (es el pasado). Si nos detenemos a pensar y respondemos con la mayor honestidad posible a ¿para qué me quiero reinventar?, enfocaremos nuestras energías y nuestras acciones a lograr lo que nos propongamos.
  • Buscamos personas que nos acompañen en este viaje à una constante que se repite en la mayoría de los y las participantes de este programa es la idea de poder reinventarse contando con alguien más, no hacer el camino en solitario.  Contar con el apoyo personal o profesional de otras personas hace que la percepción varíe y se tenga mas fuerza para afrontar el reto que nos hayamos planteado.
  • El Coaching o el mentoring son grandes alianzas à los procesos de coaching y de asesoramiento empresarial son una gran oportunidad para centrar el objetivo de la reinvención y avanzar para lograrlo. Unir las dos herramientas en una misma persona  permite por una parte acompañar el proceso individual y por otra recibir claves para la acción que te van a orientar al éxito ya que parten de la nutrida experiencia que identifica al mentorazgo.

Seguramente, muchas de las personas que estemos leyendo este artículo nos hayamos reinventado alguna vez personal o profesionalmente. Si nos paramos a analizar lo que motivó que lo hiciéramos y que lo lográsemos llegaremos a la conclusión de que había una necesidad que nos lanzaba a ponernos en marcha y a superar los miedos y las inseguridades.

Lo importante es hacer las preguntas pertinentes que nos obliguen a dar las respuestas necesarias para focalizar nuestro trabajo en lo que realmente queremos hacer. Saber cuál es el destino es fundamental para escoger el camino mas adecuado y con el que mas disfrutemos.

La re-invención ha de ser un proceso motivador, agradable, de crecimiento, de superación y de madurez, ya que en el mundo de la reinvención, hay que hacer de la necesidad virtud y dar un paso atrás sólo para coger impulso.